Popcorn Time

DISCLAIMER: Mi iPhone no está jailbreakeado, compro (compulsivamente) aplicaciones y juegos en el App Store de Apple y Xbox. Además estoy suscripto a Netflix y a Amazon. No tengo el hábito de piratear contenidos ni tampoco defiendo la piratería. Peeeero…

Ahora que dejé mis hábitos en claro quería hablarles sobre Popcorn Time, una app argentina que utiliza torrents como fuente de contenidos para streamear películas.

La app es tan sencilla que podría usarla mi madre, y está tan bien diseñada que te hace olvidar que estás consumiendo contenido ilegal: no hay ads de “mujeres calientes en San Miguel” ni mecanismos extremadamente complejos para ver una película. It simply works.

Boy, That Escalated Quickly

Popcorn Time tardó poco tiempo en popularizarse. Apareció en Time, TechCrunch y quién sabe en cuántos más lugares. Hacerse famoso por Popcorn Time es tan bueno como malo. Técnicamente es un producto del que todos los involucrados deberían sentirse orgullosos. Legalmente… no tanto. A Hollywood no le va a gustar esto (y a Campanella parece que tampoco le agrada mucho)

La semilla de una revolución

¿Me gusta Popcorn Time? Si, y MUCHO. No por motivos económicos (escribí un disclaimer :-))

Me gusta porque desafía el status quo, por que el modelo de distribución de las películas está mejor que hace unos años pero sigue sin hacerme feliz.

Netflix y iTunes son buenos, ¿pero qué pasa cuando el contenido que busco no está ahí? ¿Por qué tengo que esperar a meses después de que termine Breaking Bad para ver los últimos capítulos?

Alguien hoy me dijo: “¿Y qué querés? No se pueden streamear estrenos” ¿Y quién dijo que no? Yo pagaría la misma plata que una entrada de cine por ver un estreno en casa (a veces no me dan ganas de salir)

Productos como Popcorn Time OBLIGAN a que la distribución de contenidos mejore, y cuando eso suceda a poca gente le va a interesar conseguir contenido streameado por torrents.

Open Source

Y por último, lo que me gusta de este producto es que no busca hacer dinero con esto (no son un refrito de Taringa o Cuevana) La mejor forma de demostrarlo es que:

  1. No están monetizando el producto.
  2. Es Open Source.

El código está disponible en GitHub. Cualquiera puede contribuir o hacer una versión propia de Popcorn Time. Esto lo convierte en algo muy poderoso: si mañana aparece una denuncia de parte de la MPAA y la app deja de distribuirse, saldría una versión idéntica o parecida mantenida por otras personas en muy poco tiempo. A este pochoclo no lo para nadie.

Y no todo es piratería

Un problema para Popcorn Time fue que desde el momento cero se lo asoció con contenido protegido por copyright pero eso no tiene por qué ser así. La aplicación consume su biblioteca de películas de un servicio de terceros, por lo que reemplazarlo y convertirlo en un reproductor de películas de dominio público no debería ser difícil.

“To be continued”

El futuro de Popcorn Time es incierto pero no aburrido: con tanta exposición y con varios frentes abiertos seguir este emprendimiento es hasta más interesante que el streaming de películas mismo. Será cuestión de esperar qué nos trae este grupo de porteños… o, quién te dice, quizás la próxima gran sorpresa de Popcorn Time viene de otra parte del mundo.

15 comments Write a comment

  1. Excelente post. Lamentablemente el tema de la “piratería” de películas eclipsa el hecho de que los devs de Popcorn Time aportan su tiempo y saberes, de manera gratuita, creando comunidad y compartiendo conocimiento. Algo mucho más revolucionario que hacer un “torrents for dummies”.

    Imagínense nomás si con esta misma filosofía se hiciera una película.

    Como bien dijiste, cualquiera puede tomar el código y adaptarlo para poner los grandes clásicos al alcance de mucha más gente. Los verdaderos amantes del cine no pueden menos que agradecer algo así.

  2. Preguntenle a Campa Nella cual fue la situacion legal del software con el que hizo Metegol, o peor aún, que explique todos los problemas que tuvieron los descontentos empleados que participaron del proyecto. Hipocresia.

  3. Exacto! Muy buena reseña. Yo estoy en una situación parecida a la tuya. Tengo el iPhone y iPad sin Jailbreak, pago Netflix desde el día que piso Argentina (bueno un mes después del gratis), pago iTunes Match, etc.
    La cuestión no es NO pagar (Ponele), las compañías discográficas y las de video todavía no terminan de entender al usuario, la forma de consumir contenido cambió, ya no se compran discos de películas o de música, la venta de libros se reduce día a día, pero hoy se paga el servicio por el contenido, si es gratis…. Joya, si es pago y tiene un plus que no conseguís en otro lado… Se paga… Es así de simple.
    La gente no deja de ir a recitales porque descarga música ilegal (es más estoy seguro que aumento) tampoco deja de ir al cine por el streaming como tampoco deja de escuchar radio porque existe Spotify, hay mercado para todo, sólo que cada día se hace más y más específico para cada tipo de persona.

    • Exacto. El problema es la ambición de los estudios y las ganas de exprimir hasta el último centavo. ¿Te acordás de los DVDs y sus regiones? Una pelotudez a pedal.

  4. Excelente reseña, y comparto lo de Leandro Lobosco, hay mercado para todo. Me parece increíble que surjan este tipo de iniciativas que son una gran llamada de atención para reinventarse.

  5. Estoy convencido que el 99% (o mas) de los usuarios de este tipo de herramientas, las usan para evitar pagar el contenido que quieren consumir y no por un tema de mala distribución. Por otro lado creo que este tipo de cosas no afectan tanto a la industria como dicen las grandes compañías/discográficas pero considero facilista usar un producto de estas carácteristicas y defenderlo basandose en el no poder conseguirlo de otra forma.
    Si yo dedico horas en desarrollar una app para luego publicarla y venderla, y luego alguien decide bajarla sin pagar no me haría feliz y considero que esto es lo mismo.

    • Qué bueno encontrarte en el blog 🙂

      Estoy de acuerdo con vos, mucha gente puede usar la bandera de “la industria no se adapta a las necesidades nuestras” cuando en realidad lo que quieren decir es “Alquilarla en iTunes me sale USD 3,99 y no quiero gastar esa plata”

      No obstante, CREO QUE HAY DE LAS 2 COSAS (*).

      El segundo punto es que me gustaría saber cómo está distribuída la torta de plata, y cuánto afecta a Campanella (por dar un ejemplo) la piratería y cuánto afecta a los distribuidores.

      Como developers, el mercado es bastante claro: 30% se lo lleva Apple por distribuir la aplicación. Así que cada aplicación pirateada me pega de una manera bastante directa. Repito: desconozco cómo será en la industria de la música y cine.

      (*) Uso caps porque esto no soporta “negrita” no porque te esté gritando 🙂

      • Qué difícil este tema! Estoy de acuerdo con que la distribución de las películas sigue siendo mala (y de series ni hablar). Un tema que me inquieta más que está aplicación es la venta de DVD truchos con una calidad espantosa por donde uno vaya… No sé cómo afecta todo esto a la industria, pero estaría bueno recibir una contrapropuesta más interesante, aprovechando este llamado a la reinvención como dice Nahuel.

  6. Muy buena entrada. Me pasa lo mismo: tengo suscripción a Netflix, pago por un VPN para poder ver el catalogo gringo, que es el más completo, y pago por varios servicios en dólares. El problema está en que, lamentablemente, no todos los programas están disponibles y algunos tardan meses en llegar. Sin mencionar el hecho de que el catalogo de mi país debería ser tan completo como el de Estados Unidos.

    En fin, The Oatmeal lo dijo mejor que yo -> http://theoatmeal.com/comics/game_of_thrones

Leave a Reply